Posteado por: marcelocassani | 19 \\19\\-03:00 octubre \\19\\-03:00\\ 2021

Pobreza energética – Energy poverty.

La pobreza energética es un problema real y el carbón es una solución falsa.

El carbón solo empeora la pobreza mundial.

Hace unos días conversaba con el Ing. Lisando Cohendoz acerca de unos trabajos que estamos haciendo en conjunto y me comento acerca del concepto de pobreza energética y me pareció interesantísimo por lo que me puse a investigar un poco para compartirlo con ustedes.

Cerca de unos 1.200 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a la electricidad, 2.8 mil millones queman carbón vegetal, madera u otra biomasa para cocinar y calentar sus hogares. La falta de acceso a servicios energéticos limpios y confiables, o «pobreza energética», es un problema para quienes lo enfrentan ya que lleva a muchas horas de trabajo pesado recolectando combustibles y una alta mortalidad por contaminación interior (alrededor de 4 millones de personas al año).

La pobreza energética se interpone en el camino de una mejor salud, una mejor educación y mejores empleos. Los expertos en desarrollo están cada vez más de acuerdo en que no hay forma de acabar con la pobreza extrema sin universalizar el acceso a la energía. Eso es lo que la ONU y el Banco Mundial se han propuesto hacer para 2030 con la iniciativa Energía Sostenible para Todos.

Mientras tanto, la industria del carbón se encuentra en declive en el mundo desarrollado, perdiendo terreno rápidamente frente al gas natural y las energías renovables. Sin embargo, todas sus esperanzas de supervivencia, ni hablar de crecimiento, descansan en el mundo subdesarrollado.

¡Qué casualidad, el carbón es el principal contribuyente a la contaminación global por carbono! Proporciona alrededor del 30 por ciento de la energía global y produce alrededor del 44 por ciento de las emisiones globales de carbono.

De las poblaciones más vulnerables, cuatro de cada diez (más de 400 millones de personas) ya sobreviven al límite de la subsistencia, con 1,25 dólares al día. Empujar las temperaturas promedio globales más allá de 2 grados por encima de los niveles preindustriales amenaza el bienestar de cientos de millones de personas que ya están cerca del límite.

Para limitar las temperaturas por debajo de 2 grados, el mundo necesitará dejar al menos el 80 por ciento de las reservas de carbón conocidas sin explotar y dos tercios de las plantas de carbón planificadas sin construir. Eso es simplemente una locura, el uso del carbón para impulsar el desarrollo en los países pobres.

La falta de energía suficiente no es la principal causa de la pobreza energética ¿Cómo se puede extender el acceso a los servicios energéticos a quienes carecen de él?

La industria del carbón afirma que la respuesta es más energía y que las energías renovables son incapaces de proporcionar la cantidad necesaria.

Los pobres en energía se dividen en dos categorías básicas. Alrededor del 15 por ciento de ellos vive en áreas urbanas, muy cerca de las redes eléctricas, pero no están conectados de manera confiable a esas redes. Las barreras tanto técnicas como políticas impiden la conexión. Esos hogares tienden a estar dispersos y consumen muy poca energía, lo que significa que conectarlos es una pérdida de dinero para los servicios públicos.

El otro 85 por ciento de los hogares pobres en energía son rurales, distantes de cualquier red centralizada, principalmente en África, India y el resto de los países en desarrollo de Asia. Obviamente, poner más energía de carbón en esas redes centralizadas no los ayudará.

El carbón no fue la principal herramienta contra la pobreza de China ¿Qué pasa con el supuesto éxito de China en el uso del carbón para reducir la pobreza? ¿No deberían otros países tener la misma oportunidad?

La herramienta contra la pobreza más impactante en China fue la reforma agrícola, que dividió las granjas colectivas y dio a los pequeños agricultores un interés económico en sus granjas. El segundo fue un gran impulso hacia la fabricación impulsada por las exportaciones. La ola de industrialización impulsada por el carbón llegó cuando dos tercios del trabajo ya estaban hechos.

Esto no quiere decir que la industrialización impulsada por carbón no tuviera ningún papel, sino que hay otras medidas más poderosas disponibles, y la industrialización no necesita ser impulsada por el carbón.

Hay alternativas razonables, listas para expandirse. Quizás la energía renovable, junto con la eficiencia energética, la construcción de redes y explorar el almacenamiento de energía, puedan cubrirlo.

Hasta la próxima,

Marcelo Cassani

Energy poverty is a real problem and coal is a false solution.
Coal only worsens world poverty.

A few days ago I was talking with Mr. Lisando Cohendoz about some work that we are doing together and he told me about the concept of energy poverty and I found it very interesting, so I started to do some research to share it with you.

About 1.2 billion people around the world lack access to electricity, 2.8 billion burn charcoal, wood or other biomass to cook and heat their homes. Lack of access to clean and reliable energy services, or «energy poverty», is a problem for those who face it as it leads to many hours of heavy work collecting fuels and a high mortality from indoor pollution (around 4 million people per year). anus).

Energy poverty stands in the way of better health, better education and better jobs. Development experts increasingly agree that there is no way to end extreme poverty without universalizing access to energy. That is what the UN and the World Bank have set out to do by 2030 with the Sustainable Energy for All initiative.

Meanwhile, the coal industry is in decline in the developed world, rapidly losing ground to natural gas and renewables. However, all their hopes of survival, let alone growth, rest in the underdeveloped world.

What a coincidence, coal is the main contributor to global carbon pollution! It provides about 30 percent of global energy and produces about 44 percent of global carbon emissions.
Of the most vulnerable populations, four in ten (more than 400 million people) already survive the limit of subsistence, on $ 1.25 a day. Pushing global average temperatures beyond 2 degrees above pre-industrial levels threatens the well-being of hundreds of millions of people already close to the limit.

To limit temperatures below 2 degrees, the world will need to leave at least 80 percent of known coal reserves untapped and two-thirds of planned coal plants unbuilt. That is simply insane, the use of coal to boost development in poor countries.

Lack of sufficient energy is not the main cause of energy poverty. How can access to energy services be extended to those without it?
The coal industry claims that the answer is more energy and that renewables are unable to provide the necessary amount.

The energy poor fall into two basic categories. About 15 percent of them live in urban areas, very close to electrical grids, but they are not reliably connected to those grids. Both technical and political barriers prevent connection. Those homes tend to be scattered and consume very little energy, meaning that connecting them is a waste of money for utilities.
The other 85 percent of energy-poor households are rural, distant from any centralized grid, mainly in Africa, India and the rest of the developing countries in Asia. Obviously putting more coal power into those centralized grids won’t help them.

Coal was not China’s main anti-poverty tool. What about China’s supposed success in using coal to reduce poverty? Shouldn’t other countries have the same opportunity?

The most shocking anti-poverty tool in China was agricultural reform, which divided collective farms and gave small farmers an economic stake in their farms. The second was a big push toward export-driven manufacturing. The wave of coal-fueled industrialization came when two-thirds of the work was done.
This is not to say that coal-powered industrialization had no role, but rather that there are other more powerful measures available, and industrialization need not be coal-powered.

There are reasonable alternatives, ready to expand. Perhaps renewable energy, along with energy efficiency, building networks and exploring energy storage, can cover it.

Until next time,

Marcelo Cassani


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: